Editorial del Decano Ing. Soria por el 25 de Mayo

Imagen

25/05/2018

Editorial del Decano Ing. Soria por el 25 de Mayo

 El proceso de emancipación de nuestro pueblo se inicia con la Revolución de Mayo y su posterior desarrollo implicará un camino hacia la libertad e igualdad pero también el comienzo de disputas, debates y decisiones, como afirmara el historiador Tulio Halperin Donghi. Considero que estas circunstancias propias de la vida democrática son las que nos conducen a la necesidad de legitimar las decisiones que tomamos, de establecer acuerdos entre los participantes de una sociedad.

Muchos historiadores sostienen que el concepto de nación durante el proceso de emancipación no remite a un pasado histórico sino a algo que se constituye solo por la voluntad de sus asociados, esta afirmación va en consonancia con los ideales de las revoluciones norteamericana y francesa y la idea de contrato social del pensador J.J. Rousseau. Recordemos que el deterioro del poder colonizador, por las revoluciones europeas, marcó el inicio del proceso que ya se venía gestando en Argentina, y en América Latina, con respecto a la identidad colectiva, al poder introducir significados a nociones como "ciudad", "pueblo" y "nación".

El término "los pueblos", como se denominaban en esa época, serán las ciudades que conformarán los Cabildos de la Primera Junta de Gobierno, son las que iniciarán un proceso de construcción de libertades, acuerdos sociales y una gran iniciativa en la participación política pero con la particularidad de que se conservarán muchas de las situaciones cívico-sociales de la época colonial. Nuestro prócer, Mariano Moreno, en su escrito "Plan revolucionario de operaciones" hace mención de las circunstancias por las cuales es necesario establecer acuerdos para sostener el torbellino social que había traído el proceso revolucionario de 1810, en repetidas ocasiones se vale de la noción del contrato social al sostener que los pueblos no se conforman en torno a un monarca sino que los pueblos se conforman a partir de las relaciones entre los hombres que conviven entre sí.

La idea del contrato social que se establece entre los individuos para poder vivir en sociedad o instaurar acuerdos de convivencia en las instituciones es una idea que aún hoy tendría que estar presente. Nuestra facultad lleva implícita la idea de un contrato entre los que integramos esta unidad académica con el objetivo de producir conocimientos científico-tecnológicos, culturales y éticos de toda la comunidad académica y administrativa para que puedan ser transferidos a la sociedad en su conjunto con el fin de ser parte, cada vez más, de la construcción de las diversas identidades colectivas de nuestra provincia y de nuestro país. Sin embargo, somos conscientes que son muchas las dificultades que debemos atravesar para sostener acuerdos entre los miembros de una comunidad académica es por eso que alentamos la capacidad de escuchar y debatir cuáles son las mejores estrategias para alcanzar nuestras metas para optimizar las circunstancias académicas. Los debates y diálogos no sirven para reflexionar acerca de nuestras actividades universitarias y avanzar un paso más en los proyectos que nos hemos propuesto como institución. Es mi deseo que aquéllas ideas de la Revolución de Mayo sobre los modos y debates en que se construyen los acuerdos colectivos estén siempre presentes en nuestros claustros universitarios, que nos brinden siempre la posibilidad de construir vínculos democráticos propicios para el desarrollo educativo en todas sus perspectivas.

En este día patriótico, saludo a toda la comunidad académica recordándoles la importancia de seguir sosteniendo aquéllos acuerdos que nos ha conformado como Nación, que desde los lugares que ocupamos en nuestro hacer cotidiano esté siempre presente la búsqueda de diálogos que promuevan la participación democrática que caracterizó el proceso revolucionario de mayo.

 

Ing. Walter Fabián Soria

Decano

UTN - FRT