Editorial del Decano Ing. Soria por el Bicentenario del fallecimiento de Belgrano - Día de la Bandera

Imagen

20/06/2020

Editorial del Decano Ing. Soria por el Bicentenario del fallecimiento de Belgrano - Día de la Bandera

En esta editorial recordamos el Bicentenario del fallecimiento del General Manuel Belgrano, personaje emblemático de nuestra historia cuya importancia radica no sólo en haber creado uno de los símbolos más importantes para una nación, su bandera, sino que ha desarrollado importantes aportes en el proceso de conformación de nuestra Nación, fue un hombre que se abocó a la concreción de sus pensamientos revolucionarios en lo militar, legislativo y educativo.

Recordar a Belgrano es mirar a través de un lente que buscaba vehementemente construir un estado en el que puedan incluirse todos aquellos que deseaban acceder a derechos propios, a constituirse como pleno ciudadano y a forjar símbolos identitarios que los representen como lo fue la creación de una enseña patria.

Muchos historiadores hacen referencia a Belgrano como un revolucionario de las ideas, un hombre que se animó a pensar diferente y a tomar riesgos. También podemos recordar que se rebeló a los preceptos económicos de la colonia y a los cánones sociales de su época a partir de sus cuestionamientos intelectuales revolucionarios claramente influenciados por el pensamiento de la Ilustración. Entregó en vida todo aquello que podía hacer beneficioso el camino hacia nuestra Independencia. Sus actos marcan de manera simbólica y, a la vez, patente en la experiencia del proceso del Mayo revolucionario, como así también fue una figura destacada en la declaración de nuestra Independencia en 1816.

Belgrano levanta la primera bandera argentina el 27 de febrero de 1812. Podemos preguntarnos ¿cómo es que se ha fijado el 20 de junio como día de la Bandera? Esta fecha se eligió para conmemorar su fallecimiento asociado para siempre con la creación del máximo símbolo patrio. Nuestro prócer muere devastado por las enfermedades y por la desilusión ante el espectáculo de los enfrentamientos caudillistas. Llega al fin de su existencia en la más absoluta pobreza. El día anterior a su muerte da como pago al médico que lo atendía su reloj de oro. Existen relatos que sostienen que dos años después de haber fallecido, en un pueblo del Norte de nuestro país, se tocó las campanas de la Iglesia en conmemoración de su muerte. Los habitantes sorprendidos, comenzaron a preguntarse el porqué de estos repiques. Se les dice que era el aniversario del General Belgrano, en ese momento se deciden a cantar y esgrimir discursos en recuerdo a las acciones de este líder en beneficio del pueblo y confeccionar sencillas banderas en su honor.

Sin embargo, es pertinente destacar que no sólo debe ser reconocido por sus proezas militares o la creación de la enseña patria sino que a tan loables acciones debemos resaltar sus preocupaciones por la educación de la reciente Nación. Durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento se rescató su figura destacando que el dinero obtenido a partir de los triunfos de las batallas de Salta y Tucumán, allá por el año 1813, lo donó para la construcción de escuelas primarias.

Belgrano sostenía el lema de que la verdadera libertad del pueblo sólo podía concretarse si el pueblo salía de la postración intelectual. Fue partícipe de la fundación de incipientes escuelas técnicas, creo que este dato es muy interesante para nuestra casa de altos estudios porque este lema reafirma nuestra postura de que la educación en general, y la formación tecnológica en particular, son las posibilidades que tenemos como sociedad para conseguir mayores libertades como ciudadanos.

Invito a la comunidad universitaria tecnológica y, al público en general, en este Bicentenario a homenajear fervientemente a nuestra bandera y también a recordar y reflexionar sobre aquellos fundamentos, ideas y experiencias éticas de vida de nuestro prócer, el General Manuel Belgrano, un hombre que fue polifacético y apasionado por sus ideales. ¡Feliz día de la bandera!

Mg. Ing. Walter Fabián Soria
Decano
FRT-UTN